Relleno facial

Medicina estética

Relleno Facial

Tratamiento rápido, sencillo y prácticamente sin dolor

Con el paso del tiempo hay zonas de nuestra cara que van perdiendo el volumen que presentaban y van presentando arrugas y surcos. Para conseguir un reborde mandibular más definido eliminando la flacidez recurrimos a los rellenos. Los rellenos faciales son materiales biocompatibles, reabsorbibles cuya principal función es la de reposicionar el volumen perdido.

Este tipo de infiltraciones están indicadas para depresiones cutáneas, arrugas, surcos y cicatrices y también permiten el aumento o remodelación de ciertas zonas, como pueden ser los pómulos, el mentón, los labios o la nariz.

Dependiendo del tipo de relleno que usemos, su durabilidad será mayor, de seis meses a poco más del año, en el caso del ácido Hialurónico (juvederm) o dos años en el caso de preparados con hidroxiapatita (Radiesse).

Son muchos los tipos de sustancias que se utilizan en los tratamientos de rellenos faciales. Puesto que cada una cumple objetivos diferentes, por lo más apropiado es que se decida junto a nuestro equipo médico, qué tipo de relleno necesitas. Así como el número de sesiones necesarias para alcanzar el resultado deseado.

Algunos de los productos que utilizamos en Clínica Neive son:

– Ácido hialurónico: es una sustancia natural que se encuentra en nuestro organismo y que logra que la piel luzca tersa y sin arrugas. Esa es la razón de que este carbohidrato, que tiene la particularidad de atraer y retener el agua, se haya convertido en los últimos años en el rey de los tratamientos estéticos. Su aplicación en los rellenos faciales está demostrada: actúa como colchón de relleno bajo la dermis, consiguiendo que la piel luzca más firme e hidratada. Sus efectos pueden durar entre 6 meses y un año. Esta técnica se conoce como ‘blanching’.

– Ácido poliláctico: es un producto de naturaleza sintética reabsorbible y biocompatible que estimula la formación de colágeno. Teniendo en cuenta que esta proteína es fundamental para prevenir el envejecimiento y que llega cierto punto en el que nuestro organismo disminuye la producción de colágeno, te puedes hacer una idea de lo que logra este tipo de relleno. Entre sus grandes hitos podemos encontrar la mejora del volumen de pómulos y mejillas, la atenuación del surco nasogeniano (o las arrugas de la risa) y los surcos y patas de gallo que aparecen en torno a tus ojos. Los efectos de este relleno facial se notan entre dos y cinco días después del tratamiento.

– Hidroxiopatita de calcio: este mineral, formado por fosfato de calcio cristalino, corrige y suaviza los rasgos faciales gracias a un aumento de volumen y a la producción de colágeno nuevo. Biocompatible y biodegradable, la hidroxiopatita de calcio puede ser la mejor opción cuando no quieras pasar por el quirófano para lucir un aspecto más joven, reduciendo las arrugas de la risa y el llamado código de barras y aumentando el volumen de tus mejillas. Sus resultados son inmediatos y duraderos.