Por favor seleccione una página para

Tipos de cicatrices tras un aumento de pecho

Tipos de cicatrices tras un aumento de pecho
22 octubre, 2021 Raquel
En Aumento de pecho
descubre los tipos de cicatrices tras un aumento de pecho

Una de las cosas que más preocupan a la mujer que está valorando la opción de operarse las mamas son los tipos de cicatrices tras un aumento de pecho. Por eso, y porque sabemos que esta operación no es algo que se pueda tomar a la ligera, sin informarse antes de todo el procedimiento y buscar una buena clínica para operarme el pecho, hemos pensado que este post os sería de gran ayuda en estos momentos de indecisión. 

Os contamos los distintos tipos de cicatrices tras un aumento de pecho que suelen quedar con los grandes avances en cirugía que tenemos hoy en día. 

¿Qué tipo de cicatriz puede quedar tras un aumento de pecho?

El tipo de cicatriz que queda tras una operación de pecho variará según el tipo de cirugía que se lleve a cabo para introducir las prótesis mamarias. Pero también hay que tener en cuenta otros aspectos como la laxitud del tejido de la mujer o los distintos tipos de prótesis mamarias que se quieran implantar. Cuanto más grande sea el implante, mayor tendrá que ser también la cicatriz. También los implantes anatómicos requieren una cicatriz algo mayor. 

En cualquier caso, en nuestra clínica cirugía estética Granada trabajamos con los mejores profesionales para que la cicatriz sea lo más invisible posible. 

Cicatriz vía periareolar 

Esta es una de las cicatrices tras un aumento de pecho que más desapercibida suele pasar. Se trata de un semicírculo en la parte inferior de la areola. La incisión se realiza para que el corte coincida justamente en la zona donde la piel cambia de color.

La principal ventaja de este tipo de cicatriz es por tanto que si existe una buena cicatrización, la cicatriz queda prácticamente difuminada y difícilmente se apreciará a simple vista. 

Aunque también existen algunos inconvenientes: 

  • En esta cirugía se requiere acceder a través de la glándula mamaria. Esto hace que exista riesgo de infección y posible pérdida de sensibilidad. 
  • Mayor riesgo de sufrir contractura capsular 

Cicatriz vía submamaria 

En este caso, la intervención se hace a nivel del surco submamario, en la zona donde el pecho se une al tórax. De esta forma queda totalmente escondida. 

La ventaja más destacada de este tipo de cicatriz es que para colocar la prótesis no es necesario tocar la glándula mamaria ni alterar el drenaje linfático. Así que los riesgos son mucho menores. 

Como inconveniente, la piel aquí es más gruesa, por lo que la cicatriz puede ser algo más visible que cuando se opta por la vía periareolar. 

Cicatriz vía axilar 

Otra opción es que la cicatriz quede oculta en la zona axilar, aprovechando uno de los pliegues de la piel. No es tan habitual como las anteriores.

La principal ventaja es que la cicatriz queda fuera de la zona mamaria. Y como inconvenientes: 

  • Se puede alterar el drenaje linfático mamario a los ganglios axilares, lo que puede repercutir en las pruebas que se hacen a día de hoy para el cáncer de mama. 
  • En caso de ser necesaria una segunda intervención, es muy probable que no pueda hacerse por la misma cicatriz. Por lo que sería necesario hacer una nueva. 

Conclusión

La mejor garantía de que la cicatriz resultante sane bien y resulte lo más pequeña posible es ponerse en manos de buenos profesionales de cirugía estética. 

Hoy en día estas cicatrices suelen ser mucho menores. Además, la herida de la intervención suele sanar en poco más de una semana en la mayoría de los casos. 

Si te gustaría recibir más información sobre este tema, no dudes en contactar con nosotros. Nos encontrarás en Armilla, Granada.