Te llamamos

    Bótox

    La contracción muscular al gesticular causa arrugas faciales. Aparecen prematuramente alrededor de los ojos, en la frente y el entrecejo.

    El bótox bloquea temporalmente la acetilcolina, causante de la contracción muscular. Consigue que estos músculos se relajen y atenúa las arrugas y “patas de gallo”.

    El tratamiento con bótox dura menos de veinte minutos en consulta, es sencillo y prácticamente indoloro.

    Resultados visibles entre 2 y 3 días después del tratamiento.

    Empezando preventivamente a edades tempranas se consiguen resultados más duraderos con menos producto.

    ¿Tienes alguna duda?
    Te la resolvemos.

    Aplicación del tratamiento

    Frente: Para beneficiarse de los efectos del bótox en la frente y difuminar las arrugas de esta zona, se inyectan pequeñas dosis de toxina botulínica sobre el músculo frontal, a ambos lados de cada arruga.

    Cuidamos especialmente la zona de las cejas para conseguir un resultado más natural, dando una forma más arqueada a las mujeres y una más recta en las cejas masculinas.

     

    Entrecejo: El entrecejo es una de las zonas que más tienden a arrugarse con los años. Para suavizar estas arrugas, aplicamos inyecciones de bótox en los músculos corrugador y procerus. 

     

    Zona orbicular lateral (patas de gallo): Con el bótox conseguimos suavizar la zona de las llamadas patas de gallo. Logramos un resultado muy natural y mejoramos la expresión del contorno de los ojos, una forma muy sencilla y efectiva de quitarse unos años de encima. 

     

    Lifting de la zona lateral de las cejas: Para levantar la ‘cola’ de las cejas, inyectamos pequeñas cantidades de toxina botulínica en el músculo orbicular. Gracias a esta aplicación, relajamos el músculo y conseguimos rejuvenecer la mirada.

    ¿Qué es el bótox refresh?

    El bótox refresh , consiste en la infiltración en una sola sesión de una dosis total baja de toxina botulínica (medio vial o 25 unidades) en micro inyecciones en áreas específicas.

    Todos los músculos de la cara se encuentran conectados entre sí y a su vez, con múltiples fibras, llegan a la capa profunda de la piel. Los gestos de la cara se deben al movimiento conjunto de contracción y relajación de músculos opuestos de la misma zona y, por las conexiones a la piel, somos capaces de identificar cambios sutiles o severos de la expresión facial.

    Conocemos el uso de la toxina botulínica para relajar los músculos del tercio superior de la cara para mejorar las arrugas de expresión que permanecen en reposo.

    Hoy en día podemos controlar la dosis aplicada y la técnica de administración para conseguir una relajación parcial sólo de las fibras que de cada músculo llegan a la piel, consiguiendo como efecto un aspecto descansado, con desaparición de los signos de tensión y pruebas superficiales.

    Esta técnica está indicada para pacientes de edad media; con elevado nivel de estrés acumulado en la cara; con signos incipientes de flacidez y arrugas; que no deseen empezar el uso de la toxina botulínica (bótox) según la técnica convencional; y que quieran obtener un resultado rápido, eficaz y moderadamente duradero de la imagen de la cara sin modificar la expresión.

    Consiste en una sola sesión con la infiltración de una dosis total baja de toxina botulínica (medio vial o 25 unidades) en micro inyecciones en áreas específicas, posterior a la aplicación de anestesia local tópica para disminuir las molestias. Posteriormente aplicamos una mascarilla refrescante que potencie el efecto. La duración total de la sesión es de alrededor de una hora y el resultado comienza a notarse a partir de las veinticuatro horas, alcanzando su máximo efecto a la semana, permaneciendo sus resultados durante dos o tres meses, dependiendo de la variabilidad individual.

    ¿Tiene efectos secundarios?

    Ponerse en manos de buenos profesionales y especialistas de la medicina estética evita sufrir posibles efectos secundarios causados por una aplicación mal efectuada.
    Hoy en día las complicaciones por la inyección de bótox son muy raras, ya que se trata de una técnica que lleva más de quince años empleándose en tratamientos estéticos.
    Después de someterse a este tratamiento, puede aparecer una leve inflamación en la zona, producirse pequeños hematomas, cefalea pasajera o dolor que cesa a las pocas horas. Durante los primeros días también puede aparecer sequedad ocular o lagrimeo.
    Podrá incorporarse al trabajo de manera inmediata y continuar con su vida cotidiana con total normalidad.

    ¿Qué resultados puedo esperar?

    Sus resultados son excelentes aplicándolo a la región de la frente, para las pequeñas arrugas alrededor de los ojos y en las arrugas del entrecejo.

    Además podemos modificar la posición de las cejas elevando su zona lateral. Provoca un ascenso de la cola de la ceja que da a la mirada un aspecto más luminoso y atractivo.

    ¿Es el tratamiento adecuado para todas las caras envejecidas?

    No. Antes de proceder a la aplicación de bótox nuestros doctores especialistas en medicina estética en Granada valoran cada caso de manera personal. En función del tipo de arruga o síntoma de envejecimiento puede ser más adecuado proceder con un tratamiento u otro, incluso combinar diferentes técnicas con tal de obtener el resultado deseado. Por ejemplo, el bótox no será el tratamiento adecuado si el problema son las manchas, flacidez facial o pérdida de volumen. 

    ¿Pueden aparecer nuevas arrugas cerca de las zonas inyectadas con bótox?

    Cuando una zona muscular se ve sometida a tratamientos de bótox de forma continua, o de manera intensa, se corre el riesgo de que quede atónica y flácida y aparezcan las llamadas arrugas de compensación.
    En nuestra clínica de medicina estética en Granada nuestros especialistas evitan este problema suavizando la concentración de toxina y tratando delicadamente los músculos que originan estas arrugas.

    ¿Cuántas veces se puede poner una persona bótox?

    No existe límite para ponerse bótox, teniendo en cuenta que los efectos de esta toxina duran una media de seis meses.
    Hacerse una sesión al año puede corregir hábitos gestuales y eliminar progresivamente las arrugas marcadas.

    ¿Es definitivo?

    Por norma general, los efectos del bótox duran de cuatro a seis meses tras su inyección. Por lo que será necesario contar con más de una sesión para mantener los resultados de forma permanente. La repetición del tratamiento antes de que desaparezcan por completo sus efectos puede ayudar a que los resultados sean más duraderos. 

    Cuidados posteriores al tratamiento

    Después de someterse al tratamiento de bótox, recomendamos evitar tumbarse, hacer ejercicio físico intenso y masajear la zona tratada durante al menos las tres o cuatro horas siguientes. En cambio, es aconsejable realizar movimientos de expresión para acelerar la unión de la toxina al receptor muscular. 

    ¿Prefieres pagarlo poco a poco?
    Financiamos el tratamiento

    Quizá se adecuen mejor a ti
    estos tratamientos relacionados.

    Relleno de ojeras

    Aumento de labios

    Blefaroplastia